Peix de Peñiscola

Arroz con Caixetes, Vieira y alga wakame

Arroz con Caixetes, Vieira y alga wakame

Nuestro Arroz del mes de Junio. #CocinaMarinera #50AniversarioCasaJaime #ComerenPeñiscola

Algunos os preguntaréis qué son les Caixetes. Bueno… Se trata de un marisco del mediterráneo poco conocido, en forma de pie de cabrito con aspecto osco -casi una roca- A este producto se le  llama “caixetes”,  pues tiene la particularidad de que se tiene que abrir con una especie de llave que tiene incorporada, que es por donde las “caixetes” se adhieren a las rocas. También se le conoce por “peu de cabra” o “arca de Noé”. las caixetes encierran en sus durísimas y fibrosas carnes las esencias primitivas del mar.

Caixetes

Son unos moluscos muy primitivos, a caballo entre las clochinas y los dátiles de mar. Tienen un profundo sabor a mar y mucha salinidad en boca, de toda una vida filtrando el agua del mar en el que moran , el Mediterráneo. Son moluscos bivalvos que se dan al sur de Cataluña y al norte de la Comunidad Valenciana.

después de probar uno de estos curiosos moluscos, es como saborear el mar en tu boca.

Si todavía estas pensando en donde comer en Peñiscola con vistas al castillo del Papa Luna, aquí en el restaurante Casa Jaime puedes degustar la cocina marinera tradicional.

La Galera protagonista en Casa Jaime

Cartel Menú Galera

La Galera protagonista en Casa Jaime de Peñiscola. Durante el més de Febrero, como viene ocurriento desde hace 5 años, El restaurante Casa Jaime de Peñiscola propone diferentes creaciones de este crustacio. Jaime Sanz fue pescador y conoce bien todas las cualidades de peces y mariscos de la zona. Hay una frase que siempre repite… “Hay pescados y mariscos con glamour y otros que carecen de pedegri aunque sean suculentos”

Se trata de la Galera (squilla Mantis) producto local y de gran calidad gastronomica para aquellos que entienden que “el valor gastronomico no guarda relacion con su precio”. Este crustáceo, abundante en zonas próximas a deltas donde las aguas son ricas en nutrientes, es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales. Es pescada en grandes cantidades,​ aunque no es muy apreciada gastronómicamente, pese a su excelente sabor, debido a que posee poca carne.​
La Galera es baja en calorías y de fácil digestión. Su carne es fina y gustosa, cosa que facilita su preparación. a continuación Algunas creaciones de Galera durante estos años.

Galera a la sal con aromas de azahar (2013)

Crujiente de Galera con albahaca (2016)

Galera en Lata con callos de bacalao y alcachofa (2014)

Calçotada de Galera (2015)

Mollete de Galera (2015)

“Mar y Tierra han sido generosos con Peñiscola, la Gastronomia protagonista”

Leer más…

El arroz de la abuela Rafaela

El arroz de la abuela Rafaela y otros guisos de Domingo por Mr. Cooking @JesusTrelis

Los domingos, aquellos guisos de la abuela, el arroz como principal protagonista de nexo de unión. Familia, amigos, invitados. Un arroz de salmonetes, otro de manitas. Un tercero de pieles de bacalao y el ‘all i pebre’ que hacía la abuela Teresa. Con este menú abrimos, de nuevo, la taberna de Mister Cooking. Va a ser más que un plato, cuatro. Cuatro historias para una fiesta. Casa Jaime, los hermanos Castaño, Joaquín Baeza y Belén Mira son los invitados.  Darán voz , con sus recuerdos, a esta cocina de post-guerra que, en realidad, es la cocina de nuestras esencias.

Grandes titulares y una fotografía, que empezamos:

El arroz de la abuela Rafaela

El arroz de la abuela RafaelaArroz de la abuela Rafaela. Imagen cortesía de Casa Jaime.

El arroz de la abuela Rafaela


Era domingo, cuando cotilleando en los archivos danzantes de las redes sociales, éste espía zampagrullas se dio de bruces con esta fotografía (la que tienes arriba) y este enunciado:

“Arroz de la abuela con gallineta y sepionet”

“¡Por todos los dioses!”, exclamé. Había algo en esa paella de domingo que pellizcaba mi alma. “Despierta”, me decía. Cogí mi delantal volador y me planté ante Jaime Sanz, allí junto al Mediterráneo, para que contará la historia de este arroz que me había zarandeado. Así fue como descubrí quién era Rafaela. La abuela de Jordi y Jaime. la madre del patrón del restaurante de Peñíscola.

img_7258-2

“El arroz lo hacía mi abuela, que era mujer de pescador; ella enviudó pronto, pero los pescadores le seguían dando la bolsa de morralla con lo que desechaban de la captura de las barcas del tresmall; muchas veces le daban salmonetes y sepias que no se podían vender, porque estaban dañados por los mordiscos de los cangrejos, pero sí que estaban ricos”, señaló. Con los lomos de esos salmonetes y los trozos sanos de esa sepia, junto a un fondo de pescado que se presumía memorable, nacía el arroz de Rafaela. Ese que ahora sirven en Casa Jaime, algo refinado, con gallineta y sepionet.

Imagen cedida por Casa JaimeImagen cedida por Casa Jaime

Jaime hijo me contó la historia como quien bucea en su pasado. Pero fue su padre, también Jaime, quien ha pilotado su restaurante desde hace ya medio siglo, quien me trasladó hacia aquel tiempo. “Mi madre era una economista de la post-guerra”, me resumió. Y me volvió a poner en valor el arroz del que te hablo. Y, sobre todo, lo que hay detrás. Un guiso, como cualquiera de los que se hacía en las casas de pueblos pescadores, en los que Jaime me lo dijo muy claro: “ella era de esas mujeres que de la nada te hacían excelentes comidas; el fruto de la pobreza”.

Un arroz marinero, en cualquier caso, que esconde el retrato de toda una época. Aquella época que cada domingo revivimos, como si no quisiéramos desligarnos de nuestros antepasados y nos empeñáramos en sacar a pasear a la memoria. La memoria de un arroz de lomos de salmonetes maltratados por los cangrejos y de sepias maltrechas que mantenían el profundo sabor del Mediterráneo.

P. D- Por cierto, que en casa Jaime, de puertas a dentro, de golpe puedes descubrir guisos como éste que se cocinan para el rancho de la familia. Y que ya quisiera yo hincar el diente. Este pulpo con patatas no lo pude olvidar…

img_7334

Y otros guisos de domingo…

Leer más…

Casa Jaime cumple medio siglo


El establecimiento de Peñíscola cuida la cocina marinera y mediterránea. Articulo de prensa del periódico Las Provincias, por Pedro G. Mocholi. (critico gastronómico)

Está claro que la Peñíscola de hoy en día dista una enormidad a la de 1967 cuando Jaime Sanz bajo de la barca de bajura dónde ejercía de cocinero.

Entró siendo apenas un chaval de 14 años, y allí se formó cómo cocinero, adquiriendo una experiencia y un conocimiento al alcance de muy pocos. Ese aprendizaje le permitió conocer ese inmenso mundo marino que está al alcance de muy pocos, sacando un provecho infinito que ha sido fundamental en las labores de cocinero que ha desarrollado durante toda su vida.

El primer establecimiento lo abrió junto a Pilar Bonfill su mujer en el propio Castillo, en la C/ Matilde Tinot, 3. Allí se conjuntaban las tapas con la cocina de producto que en aquellos años eran la base de la cocina de Jaime.

Pasaron los años, y el casco histórico se sacrificó en pro de una Peñíscola que abrazaba al turismo, al igual que habían hecho muchas localidades de la Comunitat que eran bañadas por el Mediterráneo.

Era el año 1982 y Casa Jaime ya era un restaurante conocido y muy valorado. Jaime ofrecía una cocina casera, natural y familiar, basada en la calidad de un producto que él conocía como pocos. Géneros que había visto salir de las redes en los barcos en los que había cocinado, ello le daba un amplio conocimiento sobre las posibilidades y cómo sacar ese mayor rendimiento en su cocina y en sus platos.

La primera vez que llegué a Casa Jaime fue gracias a mi buen amigo Javier Mico que ejercía de notario en la localidad de Benicarló. Era una noche de noviembre de 1993, volvía de Barcelona y salí de la autopista a saludarlo.

Cuando llegué a la Notaria, nos fuimos a cenar. Primero fuimos a un restaurante en el propio Benicarló, pero nos dijeron que ya habían cerrado. Acto seguido, Javier me dijo, «vamos a Casa Jaime».

En apenas 10 minutos llegamos. El local estaba a medio luz, nos recibió su hijo Jaime, que de inmediato encendió el resto de luces. Enseguida salió su padre, saludó a Javier y nos dijo que nos sentáramos.Me sorprendió la atención y la hospitalidad; no era muy tarde, pero sin duda en casa se estaría mucho mejor; sin embargo nos acogieron con gran familiaridad.

En apenas un momento teníamos un plato de langostinos recién cocidos y ciertos moluscos. Acto seguido y como final, Jaime sacó una caldereta de langosta de gran calidad. Fue una agradable sorpresa. Pasaron varios años y durante la presentación de la guía Lo mejor de la Gastronomía en 1997, los volví a encontrar. Hablamos de aquel primer encuentro, y de cómo me había sorprendido el trato tan agradable que nos habían brindado.

A los pocos días tenía que ir a Barcelona, así que a mi vuelta iría a verlos. Así lo hice, y desde entonces, mis visitas a Casa Jaime son bastante frecuentes.

Hoy en Casa Jaime la oferta gastronómica de calidad no solo se sigue manteniendo, sino que se ha incrementado con la incorporación hace unos años de Jordi Sanz, el hijo pequeño de Jaime y Pilar.

Conocimiento marinero

La oferta de Casa Jaime no es muy grande, pero lo necesariamente extensa para disfrutar de todo ese conocimiento marinero que Jaime posee, y que sabiamente a transmitido a su hijo.

Sin lugar a dudas, su plato más emblemático es el Arroz Calabuch, un arroz creado por Jaime en recuerdo a Calabuch, la película que rodó Luis G. Berlanga en Peñíscola.

Durante un homenaje que se rindió al cineasta valenciano, reconoció que el mayor reconocimiento que podía tener, es que un plato llevara el nombre de una película suya.

Por supuesto en mi última visita no faltó el arroz Calabuch. Un arroz poderoso de sabor marino gracias a las ortiguillas que añade Jaime y que le trasmite ese sabor yodado que prolonga su sabor en el paladar. Es un arroz que llevo años probando y que nunca dejaré de pedir cuando acuda a Casa Jaime. En esa última visita, hubieron algunos platos nuevos que me sorprendieron, no solo por la calidad de los mismos, sino por la personalidad de Jordi a la hora de crearlos.

Comenzamos con unos ceviches de lubina, servidos en una almeja de sensual sabor. Continuamos con unos crujientes de galera y albahaca, sobre los que ralla un poco de corteza de piel de limón para darle un ligero frescor.

Sorprendente el plato de espardeñas, hígado de rape y corazones de alcachofa. Cada ingrediente elaborado por separado, pero ensamblados en el plato con gran precisión, y respetando los sabores propios; sin lugar a dudas, el hígado del rape es un bocado exquisito que debería tener más presencia en las cocinas.

La siguiente novedad fue carpaccio de alcachofas con galeras, huevas de erizo y de trucha, piñones, alga codium y unas perlas de wasabi. Los sabores marinos están muy presentes en la cocina de Jordi. Siempre los desarrolla desde el equilibrio y ese conocimiento que posee del producto, haciendo que todos ellos saquen sus cualidades y ensalcen el plato. Siguen ofreciendo la cazuela de Llanegas a la Bilbaína, un plato divertido y que su hermano Jaime, se encarga de romper el huevo que corona la cazuela. El servicio lo desarrolla Jaime y sigue siendo muy cuidado y detallista.

Son 50 los años que Casa Jaime está abierto, de lo que nos alegramos. Es síntoma de fidelidad, de cariño y sobre todo de profesionalidad, por ello queremos felicitar a la familia Sanz Bonfill por los años que nos han hecho disfrutar de su gastronomía, y porqué queremos que sigan muchos más años haciéndolo.

La Galera, protagonista en Casa Jaime

Cartel menú Jornadas Gastronómicas de la Galera

Mar y Tierra han sido generosos con Peñiscola, la gastronomía protagonista. Todo el sabor del mar en tu plato.

Durante el mes de Febrero realizaremos nuestras jornadas gastronómicas donde la Galera (squilla mantis) sera la protagonista. el Menú estará compuesto de 2 aperitivos + 5 creaciones de Galera, con postre y cafe. Reserva previa y mesa completa.

En restaurante Casa Jaime de Peñiscola, no solo buscamos que la gente disfrute del plato, sino también del momento y de la experiencia. “La materia prima de calidad, preparada con recetas sencillas que permiten reconocer los sabores auténticos, es la base de nuestra cocina.”

Ejemplares de Galera (squilla mantis) de la lonja de Peñiscola

En el restaurante Casa Jaime, la temporada manda, los platos varían según la época del año y los productos más frescos y sabrosos disponibles en cada momento. La Galera, protagonista en Casa Jaime, La elaboración de los platos se realiza con el máximo cuidado del detalle, siguiendo recetas tradicionales con toques modernos, utilizando productos de gran calidad con los tiempos de cocción precisos y una dosificación justa de los aderezos. Una auténtica experiencia de sabores y texturas.

La historia del restaurante Casa Jaime es la historia de un negocio familiar que ha evolucionado y se ha adaptado al paso del tiempo pero que mantiene tanto la autenticidad y riqueza de los sabores de antaño como el trato cercano y amable.. El restaurante Casa Jaime lleva casi 50 años en activo.