Gastronomía

Guía para comerse y beberse España 2017

Guía para comerse y beberse España 2017

Tras algo más de un año de andadura, la revista Tapas Magazine, editada por Spainmedia, presentó su nueva guía gastronómica. Se trata de una selección de 600 restaurantes imprescindibles, los vinos que no deberian de faltar en tu bodega, Una guía para comer como piensas, dividida por comunidades, que nos invita a no perder bocado.

Pensada tanto para el local como para el turista que viene unos días y quiere aprovecharlos para comer bien, todos los textos de las casi 300 páginas que conforman la guía están traducidos en inglés.

Para cada zona se ha escogido un experto local o alguien que conozca especialmente bien la gastronomía de la región. En la lista hay periodistas y críticos de nombre de sobra conocido (Mikel Zeberio para Rioja y País Vasco, Pau Arenós en Catalunya, Carlos Maribona se ocupa de Asturias, Marta Fernández Guadaño de Galicia…) así como otros gastrónomos del país.

Estamos ante un referente indiscutible de la cocina de castellón.El restaurante de Jaime Sanz es una parada imprecindible si se visita Peñiscola (o alrededores). Puro mar con vista al castillo del Papa Luna. Si prueban su arroz Calabuch, que el veterano Jaime bautizó en honor al director de cine Luis García Berlanga. les aseguro que no lo podran olvidar. Chapuzon arrocero total. Una explosión de mar, con ortiguillas y espardenyes como baluarte principal, que te hace flotar. Como en el barco que Jaime aprendio a cocinar como pinche cuando era un chaval. De eso hace ya mucho tiempo. De hecho, el restaurante cumple este año su medio siglo. Ahí queda eso. Por cierto, inetresante visitarles durante sus jornadas de la galera en febrero.

An indisputable leader in the culinary scene of Catellón. Jaime sanz´s restaurant is a must if you´re visiting Peñiscola (or anyuhere nearby) It´s located right on the ocean with vieusof the castle of Papa Luna. If you try the Calabuch rice dish, which Jaime namedin honor of film director Luis García Berlanga. we can assure you you´ll never forget it. Rice so good. you´ll want to swin in it: an ocean explosion starring anemone and sea cucumber thay´ll make you downright buoyant-just like the boat where Jaime learned to cook as a young kitcken asistant. But that was a long time ago. In fact, this year the restaurant turns fifty years old. By the way, it´s especially interesting to visit in Febrery, when the menu pays special tribute to mantis shirimp.

via: Tapas Magazine – Guía para comerse y beberse España 2017

Periodista y cronista gastronómico @JesusTrelis

Comer frente al mar

Comer frente al mar: los mejores restaurantes

La arena, la brisa, un baño y… Una buena comida al borde del mar.  Con estas aspiraciones salen a la playa miles de turistas, españoles o no, cada año. Desde GastroActitud os recomendamos quince de nuestros restaurantes favoritos para comer las costas españolas esta temporada.

Texto: JC Capel y Julia Pérez @jccapel @juliaplozano Publicado 03/07/2017

Porto Barizo, 40, 15113 Barizo – Malpica. La Coruña Tel.: 981 72 17 65. Precio: 60€

El bravo Atlántico se cuela por las ventanas de esta casa de piedra del corazón de la Costa da Morte. Materias primas de calidad, no solo los pescados y mariscos, también las verduras, que se preparan con acierto. Recetas sencillas y presentaciones elegantes que se acompañan con vinos gallegos. Restaurante y hotel rural, es un lugar encantador para pasar un fin de semana… o más. La buena comida y las vistas al mar están aseguradas.

Playa de Beluso, 28, 36937 Bueu, Pontevedra. Tel.: 986 32 34 81. Precio: 60€

Con magníficas vistas sobre la ría, esta popular y centenaria marisquería se ha ganado el respeto y la fama a base de servir marisco de calidad muy bien cocido, tanto que son muchos quienes los encargan para llevar a casa. Centollas, camarones, cigalas, nécoras, percebes… Sus “cestas de marisco variado” son famosas (para 1 persona 60€, para 2 personas, 95€). También ofrecen pescados y unas delicosas empanadas de maíz que no hay que perderse. Para acompañarlas buenos vinos de la Ribeira Sacra. La decoración, dependiendo del salón que toque puede resultar demasiado pomposa, pero las vistas a través de las ventanas son un buen antídoto.

El Real Balneario de Salinas

Av. de Juan Sitges, 3. Castrillón (Asturias) Tel.: 985 518 613. Precio medio: 65€

Una ubicación que deja sin aliento. La estilosa puesta en escena de la sala aromiza perfectamente con la propuesta gastronómica,  basada en el producto que han desarrollado Miguel e Isaac Loya. Buena materia prima del Cantábrico y gran cocina asturiana que van de la mano de un gran servicio. Como siempre, destacan los bogavantes del Cantábrico disponibles en ensalada, parrilla, asado o bullabesa. Una sabia mezcla de tradición y modernidad, siempre en base a un producto 10.

Restaurante Güeyu Mar

Playa de Vega 84. Ribadesella (Asturias). Tel.: 985 860 863. Precio medio: 60€

Regentado por Abel Álvarez y su mujer, este local se encuentra frente a la playa de Vega donde esta pareja ha creado una oferta de pescado de la costa asturiana que tarifa al peso. La elaboración es sencilla: se trabaja la plancha o la parrilla en función de la clase y el tamaño de los pescados, que pueden asarse enteros o troceados, según considere el parrillero. Álvarez, que es un sabio del fuego y la parrilla,  lucha contra las convenciones usando maderas de roble –más húmedas- para hacer más jugoso el bocado y trocea a las piezas más grandes en rodajas antes de pasarlos por la parrilla. Atención a su aliño secreto “agua de Covadonga”, sustituto del refrito de ajos con aceite y vinagre tradicional. En verano hay que lanzarse a por los pescados azules, pero tampoco hacer ascos al virrey, la lubina o el San Martín. La carta de vinos con más de cien referencias, entre ellas magníficos champanes, es otra sorpresa.

Annua y Nacar

Paseo de la Barquera San Vicente de la Barquera (Cantabria).  Tel.: 942 715 050. Precio medio: 30€ (Nacar) 120€ (Annua)

Maravillosas vistas a la bahía de San Vicente e impresionante puesta en escena. Annua surge suspendido sobre el mar ya que el restaurante es un cubo de cristal con una terraza alrededor, que crea un trampantojo nocturno y hace que los comensales se sientan navegando bajo las estrellas. Óscar Calleja ha ido evolucinando su cocina y haciéndola cada vez más personal. De su infancia mexicana ha rescatado muchos guiños a la cocina del país americano que le sirven para hacer platos realmente originales. Cocinero técnico, de presentaciones elegantes y muy vistosas, comer en Annua es un acontecimiento. Si el presupeusto no nos llega, simpre cabe la posibilidad de sentarse en la terraza de Nacar, el local anexo, más informal, y pedir unas otras o unas tapas. No hay que olvidar que estamos sobre una antigua cetárea.

Els Pescadors

Carrer Castellar, 41, 17490 Llançà, Girona Tel.: 972 38 01 25. Precio medio: 60€

Al final del espigón del espigón del puerto de LLançà, comer en este restaurante es como hacerlo casi dentro del mar. Desde su preciosa terraza o través de las cristaleras verás los barcos amarrados en los pantalanes mientras disfrutas de una de las mejores calderetas del Mediterráneo. Pescados y mariscos componen una carta de lo más apetecible, que sigue el ritmo de las estaciones y bebe de la tradición bien actualizada por Luis Fernández Punset. Un establecimiento familiar (la tasca que se inauguró en 1947 se ha convertido en un elegante restaurante marinero) donde todo se hace con esmero. Estupendos mariscos, pescados de la bahía y guisos marineros, a los que se suman algunas propuestas más novedosas. También cuenta con un espacio para tomar tapas.

Els Brancs

Avinguda de José Díaz Pacheco, 26, 17480 Roses, Girona Tel.: 972 25 60 08. Precio medio: 90€

Tras la marcha de Javi Cabrera, el cocinero que hizo que este lugar saltara a la fama, Rafa Zafra (propietario de Estimar en Barcelona y ex miembro del equipo de elBulli) se ha hecho cargo de la dirección gastronómica y  ha puesto a Gonzalo Hernández al frente de la cocina. El cambio no ha afectado al buen tono que transmite el restaurante. Cocina mediterránea muy moderna centrada en los pescados y mariscos del entorno tratados con precisión, certeza y no poca originalidad. Cenar en la preciosa terraza sobre el mar es un placer. Conviene ir pronto para ver anochecer. No abren al medio día.

Casa Jaime

Av. Papa Luna nº5 -Peñiscola Tel.: 964 480 030. Precio medio: 55€

Los mejores guisos y arroces marineros de la provincia de Castellón y de buena parte del Mediterráneo, con maravillosas vistas al castillo de Peñíscola. Productos de calidad comprados en la lonja local y el buen hacer de toda una familia dedicada al negocio. Un clásico que no pierde comba. Caixetes, chanquetes y otros placeres prohibidos aquí no lo son. Imprescindible probar el Arroz Calabuig, que preparaban para el cienasta Luis García Berlanga y la raya con patatas y langostinos. Para tener buena mesa en la terraza imprescindible reservar con antelación.

Casa Manolo

Playa de Daimús (Valencia). Paseo Marítimo s/n. Teléfono: 962 81 85 68. Precio medio: 65€

Poco a poco este restaurante familiar que es un clásico en la zona, ha ido dando un giro a su carta es introduciendo platos más contemporáneos y lejos quedan los tiempos en que era un chiringuito más en el paseo marítimo. Manuel Fominaya cuida la materia prima pero no duda en aplicarle técnicas innovadoras, con las que logra platos tan visotosos como sabrosos: ostra con sorbete de apio y salsa raifort. Aún así no faltan los callos, que son excelentetes, ni los arroces –estupendo el arroz con costra-, ni las quisquillas de Santa Pola, cigalas en costra de sal.  También tiene una versión más económica en Daily Gastrobar, un espacio que rinde homenaje al chiringuito de los orígenes y donde mantiene platos pupulares a precios idem.

 

Av. del Almte. Julio Guillén Tato, 1, 03001 Alicante. Tel.: 965 12 66 40. Precio medio: 85€

Desde el restaurante de María José San Román se disfrutan unas inmejorables vista del puerto de Alicante y también de su montaña. La cocinera alicantina ha hecho de un viejo galpón su casa y lo ha vestido de elegancia y buen gusto. Un espacio amplio y luminoso, con una terraza deliciosa y una azotea ideal para dejar que la noche no acabe. Excelentes arroces y un interesante menú degustación en el que los pescados y mariscos tienen relevancia, pero en el que no falta el cordero o el pollo de corral. Como cusiosidad hay que probar el arroz integral del que San Román se ha convertido en fiel defensora.  Además de menú degustación hay carta. La bodega esconde pequeños tesoros que merece la pena descubrir de la mano de la sumiller Nuria España.

Café Balear

Pla de Sant Joan, 15 Ciutadella (Menorca). Tel.: 971 380 005.  Precio medio: 50€

Varias décadas de experiencia asoman por las mesas de este restaurante considerado uno de los mejores de Menorca. Cocina de producto de gran calidad, pescados y mariscos –se puede ver como llegan de puerto de su barca la Santa Rosa- hechos impecablemente en la parrilla, arroces en su punto –atención a la caldereta de langosta- y hojaldres memorables de postre. No se puede pedir más mirando al mar, bueno, sí una selección de cavas interesante, como la que hay en esta terraza. La decoración es sencilla, marinera y sin algarabías y su único pero son las colas que se forman para entrar cada verano (no son metafóricas), duran hasta las 12 de la noche.

José Carlos García

La Reserva de Antonio

Plaza del Remo, 6 Torremolinos (Málaga). Tel.:  952 050 735. Precio medio: 55€

En la emblemática playa de Torremolinos de La Carihuela, La Reserva de Antonio es un oasis para los visitantes que buscan fritura. Su interiorismo es bueno y para el que lo desee puede comer a pie de playa, aunque no radica allí su personalidad. Su éxito reside en ofertar clásicos conjugando materias primas de calidad, precios moderados y buen servicio. No es poco. Pese a la gran extensión de su carta, si hay que hacer una apuesta segura habría que apostar por su ensaladilla rusa y su porra antequerana, sin olvidar sus frituras -aceite limpio y punto perfecto- de salmonetitos, boquerones, pijotas o calamares que marcan la diferencia. Curiosamente tiene una desbordante carta de vinos.

Gorlizko Badia Ibiltokia, 5, 48630 Gorliz, Vizcaya Tel: 946 77 00 40. Precio medio: 60€
Situado sobre la misma playa, el mar da vida a este popular asador marinero. Al frente de la parrilla Jon e Iker Mentxaka Ordeñana, hijos de los propietarios, convierten en bocados deliciosos los pescados y mariscos que pasan por sus brasas, y que en ocasiones ellos mismos pescan. Rapes, cabrachos, San Martines y algún que otro calamar de potera en temporada. Merece la pena probar el bonito que ellos mismos embotan y que después sirven en ensalada. Un lugar sencillo pero lleno de encanto desde el que tocar el mar con la punta de los dedos.
Edificio Terrazas de La Caleta I, La Caleta, 38679 La Caleta de Adeje, Santa Cruz de Tenerife Tel.: 922 71 15 48. Precio medio: 70€

Es curioso que en una isla haya pocos restaurantes (buenos) al borde del mar. Este es uno de ellos, sobre todo por la calidad de las materias primas que ofrecen y que se muestran en un expositor a la entrada como es costumbre en muchos establecimientos de la isla. Para ir a lo seguro y no fallar hay que huir de todo lo que suene moderno y centrarse en los pescados al horno o a la plancha, advirtiendo que no los cocinen en exceso. Buen cherne, vieja y sama en temporada.

Casa Jaime cumple medio siglo


El establecimiento de Peñíscola cuida la cocina marinera y mediterránea. Articulo de prensa del periódico Las Provincias, por Pedro G. Mocholi. (critico gastronómico)

Está claro que la Peñíscola de hoy en día dista una enormidad a la de 1967 cuando Jaime Sanz bajo de la barca de bajura dónde ejercía de cocinero.

Entró siendo apenas un chaval de 14 años, y allí se formó cómo cocinero, adquiriendo una experiencia y un conocimiento al alcance de muy pocos. Ese aprendizaje le permitió conocer ese inmenso mundo marino que está al alcance de muy pocos, sacando un provecho infinito que ha sido fundamental en las labores de cocinero que ha desarrollado durante toda su vida.

El primer establecimiento lo abrió junto a Pilar Bonfill su mujer en el propio Castillo, en la C/ Matilde Tinot, 3. Allí se conjuntaban las tapas con la cocina de producto que en aquellos años eran la base de la cocina de Jaime.

Pasaron los años, y el casco histórico se sacrificó en pro de una Peñíscola que abrazaba al turismo, al igual que habían hecho muchas localidades de la Comunitat que eran bañadas por el Mediterráneo.

Era el año 1982 y Casa Jaime ya era un restaurante conocido y muy valorado. Jaime ofrecía una cocina casera, natural y familiar, basada en la calidad de un producto que él conocía como pocos. Géneros que había visto salir de las redes en los barcos en los que había cocinado, ello le daba un amplio conocimiento sobre las posibilidades y cómo sacar ese mayor rendimiento en su cocina y en sus platos.

La primera vez que llegué a Casa Jaime fue gracias a mi buen amigo Javier Mico que ejercía de notario en la localidad de Benicarló. Era una noche de noviembre de 1993, volvía de Barcelona y salí de la autopista a saludarlo.

Cuando llegué a la Notaria, nos fuimos a cenar. Primero fuimos a un restaurante en el propio Benicarló, pero nos dijeron que ya habían cerrado. Acto seguido, Javier me dijo, «vamos a Casa Jaime».

En apenas 10 minutos llegamos. El local estaba a medio luz, nos recibió su hijo Jaime, que de inmediato encendió el resto de luces. Enseguida salió su padre, saludó a Javier y nos dijo que nos sentáramos.Me sorprendió la atención y la hospitalidad; no era muy tarde, pero sin duda en casa se estaría mucho mejor; sin embargo nos acogieron con gran familiaridad.

En apenas un momento teníamos un plato de langostinos recién cocidos y ciertos moluscos. Acto seguido y como final, Jaime sacó una caldereta de langosta de gran calidad. Fue una agradable sorpresa. Pasaron varios años y durante la presentación de la guía Lo mejor de la Gastronomía en 1997, los volví a encontrar. Hablamos de aquel primer encuentro, y de cómo me había sorprendido el trato tan agradable que nos habían brindado.

A los pocos días tenía que ir a Barcelona, así que a mi vuelta iría a verlos. Así lo hice, y desde entonces, mis visitas a Casa Jaime son bastante frecuentes.

Hoy en Casa Jaime la oferta gastronómica de calidad no solo se sigue manteniendo, sino que se ha incrementado con la incorporación hace unos años de Jordi Sanz, el hijo pequeño de Jaime y Pilar.

Conocimiento marinero

La oferta de Casa Jaime no es muy grande, pero lo necesariamente extensa para disfrutar de todo ese conocimiento marinero que Jaime posee, y que sabiamente a transmitido a su hijo.

Sin lugar a dudas, su plato más emblemático es el Arroz Calabuch, un arroz creado por Jaime en recuerdo a Calabuch, la película que rodó Luis G. Berlanga en Peñíscola.

Durante un homenaje que se rindió al cineasta valenciano, reconoció que el mayor reconocimiento que podía tener, es que un plato llevara el nombre de una película suya.

Por supuesto en mi última visita no faltó el arroz Calabuch. Un arroz poderoso de sabor marino gracias a las ortiguillas que añade Jaime y que le trasmite ese sabor yodado que prolonga su sabor en el paladar. Es un arroz que llevo años probando y que nunca dejaré de pedir cuando acuda a Casa Jaime. En esa última visita, hubieron algunos platos nuevos que me sorprendieron, no solo por la calidad de los mismos, sino por la personalidad de Jordi a la hora de crearlos.

Comenzamos con unos ceviches de lubina, servidos en una almeja de sensual sabor. Continuamos con unos crujientes de galera y albahaca, sobre los que ralla un poco de corteza de piel de limón para darle un ligero frescor.

Sorprendente el plato de espardeñas, hígado de rape y corazones de alcachofa. Cada ingrediente elaborado por separado, pero ensamblados en el plato con gran precisión, y respetando los sabores propios; sin lugar a dudas, el hígado del rape es un bocado exquisito que debería tener más presencia en las cocinas.

La siguiente novedad fue carpaccio de alcachofas con galeras, huevas de erizo y de trucha, piñones, alga codium y unas perlas de wasabi. Los sabores marinos están muy presentes en la cocina de Jordi. Siempre los desarrolla desde el equilibrio y ese conocimiento que posee del producto, haciendo que todos ellos saquen sus cualidades y ensalcen el plato. Siguen ofreciendo la cazuela de Llanegas a la Bilbaína, un plato divertido y que su hermano Jaime, se encarga de romper el huevo que corona la cazuela. El servicio lo desarrolla Jaime y sigue siendo muy cuidado y detallista.

Son 50 los años que Casa Jaime está abierto, de lo que nos alegramos. Es síntoma de fidelidad, de cariño y sobre todo de profesionalidad, por ello queremos felicitar a la familia Sanz Bonfill por los años que nos han hecho disfrutar de su gastronomía, y porqué queremos que sigan muchos más años haciéndolo.

Premios GastroCope Castellón

III Premios GastroCope Castellón

Los III Premios GastroCope de la provincia de Castellón, que otorga la Cadena COPE y que reconocen la labor de instituciones, empresas y particulares en favor del sector gastronómico, se entregarán el 26 de abril en un acto que se celebrará, a partir de las 19.30 horas, en las instalaciones de GASMA.

GastroCope es un espacio gastronómico que cada jueves a partir de las 12.30 horas se emite en COPE Castellón presentado y dirigido por Raúl Puchol.

Diez premiados y dos reconocimientos
La relación completa de los premiados en sus diferentes categorías es la siguiente:

*Compromiso y Divulgación:
NH Hoteles, por confiar en Castellón, igual que ha hecho con otras grandes capitales, para instalar un restaurante, ReLevante, con una de las estrellas Michelín de la provincia.

*Trayectoria empresarial:
Restaurante Desierto de las Palmas de Benicàssim, por mantener vivo el espíritu fundacional de una empresa familiar que, en el año 67, creó este establecimiento.

*Toda una vida:
Bar Casa Carmen de Castellón, por dedicarse todos los días y desde hace 47 años, a poder hacer disfrutar a sus clientes con el mejor café posible.

*Mejor cocinero:
Javier Simón, del restaurante María de Luna del hotel Martín el Humano de Segorbe, por crear un sello propio con sus innovadoras elaboraciones siempre con productos autóctonos de la comarca del Palancia.

*Promoción gastronómica:
Ayuntamiento de Peñíscola por su iniciativa “Platos de Cine”, basada en las principales y conocidas películas y series que se han rodado en la ciudad del mar.

*Fidelidad al producto autóctono de la Lonja del Grau de Castellón:
Pescados Simó de Benicarló, por confiar, durante casi 30 años, en el mejor pescado fresco de la Lonja del Grau de Castellón.

*Implantación y modelo de negocio:
Jovi Selma, por implantar y expandir en Castellón y Benicàssim el tardeo y por recuperar un establecimiento tradicional como la vermutería.

*Tradición y puesta en valor de productos de la tierra:
Icíar Bollaín, directora de cine, por recordar y reivindicar con su película “El Olivo”, rodada en Sant Mateu, que la mayor concentración de olivos milenarios del mundo se encuentra en el norte de nuestra provincia.

*Mejor Jefe de Sala:

Juan Zafra por su trato profesional e impecable con todos los clientes a los que a lo largo de 30 años ha atendido en el restaurante El Pairal de Castellón.

*Proyecto innovador en gastronomía:

Quesomentero Cheesbar, restaurante y tienda de Vila-real, especializado, con un toque diferente e innovador, en un producto singular y único como es el queso, con más de 120 variedades.

*Premios especiales 50 años:

Al cumplirse el 50 aniversario de COPE Castellón, se reconoce con un premio especial a Congelados Dil-Decasa de Castellón y al restaurante Casa Jaime de Peñíscola por celebrar también, ambos, su medio siglo de existencia.

Los premios GastroCope pretenden reconocer y poner en valor los productos y los profesionales relacionados con el mundo de la gastronomía que se encuentran en la provincia de Castellón.

El espacio Gastrocope se emite todos los jueves a partir de las 12.30 en COPE Castellón. Está dirigido por Raúl Puchol y su objetivo es el de potenciar y defender a los profesionales y productos de nuestras comarcas.

Los premios GastroCope han galardonado, entre otros, a las dos estrellas Michelín de la provincia, Miguel Barreda y Raúl Resino y a la Denominación de Origen Alcachofa de Benicarló.

Por otra parte, los premios COPE Castellón, en su apartado de gastronomía, han premiado desde su implantación a personas e instituciones relevantes del sector de la gastronomía de la provincia como Pepe Aguilar, Modesto Fabregat, David Buch, la Escuela de Hostelería, Pedro Salas o Luis Arrufat.

Gastronomía&Cía visita Casa Jaime de Peñiscola

Gastronomía&Cía visita Casa Jaime de Peñiscola. Articulo publicado en Gastronomía&Cía por VelSid

Casa Jaime. Abril 2017

En nuestra última visita al Restaurante Casa Jaime de Peñíscola, además de disfrutar del apreciado arroz Calabuch, con sus espardenyes, ortiguillas de mar y lluentas (almejas de concha fina), probamos nuevas creaciones como el tartar de langostinos y mango, la Sinfonía de de alcachofas con hígado de rape y espardenyes o Un plato llamado peñíscola, entre otras. Os contamos cómo fue nuestra última experiencia en esta casa de comidas en la que prima el producto y el saber hacer de tres cabezas visibles, pero son toda una familia.

El pasado viernes teníamos algo que celebrar, así que para comer elegimos un sitio en el que tenemos la certeza de que vamos a poder probar algo nuevo y repetir algo que nos encanta, y también de que podremos disfrutar de producto de proximidad y de calidad, destacando el procedente del mar. También es importante que las manos en las que caen tan selectos productos sean expertas y conscientes de cómo extraer sus mejores cualidades para ponerlas en el plato, satisfaciendo los paladares más exigentes y con ello, fidelizando clientes.

Porque Casa Jaime no es uno de esos restaurantes a los que se va una vez al año para conocer el cambio de menú, se va cuando apetece comer un arroz especial, cuando quieres darte un homenaje con una comida marinera de producto, cuando quieres sorprender a alguien a quien invitas a comer, cuando tienes algo que celebrar, cuando quieres descubrir la gastronomía local y tradicional con pinceladas creativas, cuando quieres comer frente al mar y con vistas al Castillo del Papa Luna, y entre otras situaciones, cuando quieres disfrutar de una comida perfectamente armonizada o maridada con grandes vinos y cavas.

De que esto sea posible se encarga la familia Sanz desde que naciera Casa Jaime en 1967. El patrón del barco es Jaime Sanz, que fue pescador antes que cocinero, junto a su esposa Pilar Bonfill, y todo su conocimiento lo ha heredado quien les acompaña en la cocina y aporta, además, la parte creativa, Jordi Sanz. El jefe de sala y sumiller es el primogénito, Jaime Sanz, quien también tiene todo el conocimiento del producto y de su cocina, teniendo siempre respuesta a cualquier consulta del comensal.

Pues bien, el pasado viernes teníamos claro que nos apetecía comer un Arroz Calabuch y otras delicias, y entre ellas, descubrimos el Plato de Cine de Casa Jaime, ‘Un plato llamado Peñíscola’. Como os comentamos recientemente en este post, el Ayuntamiento y el Club Producto Peñíscola Gastronómica han impulsado una nueva acción para promocionar el turismo gastronómico que une cine y gastronomía, dado que este municipio marinero ha sido escenario de rodaje de diversas películas y series de televisión. Bajo el paraguas de Peñíscola de Cine, se ha puesto en marcha Plato de Cine, con lo que los restaurantes participantes se inspiran en algunas de las más importantes películas para crear un plato o un menú temático. Tenéis toda la información en el enlace antes indicado, a continuación podréis ver el plato de Casa Jaime, merece la pena ir a probarlo.

Casa Jaime. Abril 2017

Como el arroz es el plato fuerte del menú, empezamos por las otras delicias. La comida en Casa Jaime siempre empieza con unos aperitivos que se salen de lo habitual, son más elaborados y nos parecen generosos por el producto. Empezamos con unos Boquerones marinados de buen calibre y con una textura inmejorable, sin acidez, lo que también se agradece para salirse de lo común, y bañados con un excelente AOVE que armonizaba muy bien con el sabor limpio del pescado. Este aperitivo se acompañaba también de un Tartar de langostinos y mango presentado en conchas de almeja, buen marisco y buen aderezo.

Y para completar el aperitivo tomamos un Crujiente de galera con albahaca, otro de esos bocados para comer con las manos del que podríamos repetir sin cansarnos, transmite la sabrosidad del mar, y la albahaca, aunque pueda parecer lo contrario, sólo es un sutil perfume para esta fritura de textura crujiente y sin exceso de grasa. Después pasamos a otro de nuestros platillos preferidos y que no falta en nuestra mesa cuando es temporada, hablamos de las ortiguillas de mar rebozadas, bordadas en Casa Jaime.

Conocéis de nuestra afición por comer las verduras crudas, hablamos de las que la mayoría de personas consumen cocinadas, como el calabacín, los espárragos… Pues ahora sumamos otra verdura cruda a nuestras preferencias, la alcachofa, y ha sido gracias al Plato de Cine de Casa Jaime, se llama ‘Un plato llamado Peñíscola’, y la familia Sanz se inspiró en la serie Chiringuito de Pepe para crearlo. Lo mejor es ver el fragmento concreto para mayor comprensión, y si después probáis el plato, os va a emocionar (habiéndolo hecho al revés, también nos ha emocionado).

Sobre estas líneas tenéis el vídeo del fragmento de Chiringuito de Pepe en cuestión, si no lo podéis ver porque utilizáis el navegador Chrome y por el Adobe Flash Player, podéis verlo en el blog del Restaurante Casa Jaime a través de este enlace.

“Se trata de un plato que se sustenta en un concepto gastronómico “la cocina conocida” la idea es transportar al comensal a un estadio amplificado atendiendo al vínculo que existe entre los ingredientes y su entorno. […] Lo primero que percibimos es un aroma salino, yodado… que nos transporta al mar. (es de las primeras cosas que percibimos al llegar a un lugar como Peñíscola); plancton, texturas a mar, el toque a algas y luego sentir donde nos transporta, dejarse llevar a través de sus tejidos, sus especias…

El segundo término los sabores de la tierra, su huerta, sus hortalizas y verduras. La cocina ancestral del lugar… su historia, su gente y así paladear la belleza del entorno. La primera vez que probamos su sabor, ese recuerdo que queda grabado para siempre, debido al poder evocador de la cocina.

Un plato llamado Peñíscola pone en la boca el sabor del mar y de la huerta peñiscolana con un carpaccio de alcachofas, yemas de erizo, alga codium, huevas de tobiko, huevas de salmón, piñones… Es imprescindible acercar la nariz al plato antes de empezar a comer, para embriagarse con su aroma.

Casa Jaime. Abril 2017

Y antes de pasar al arroz otro plato que podría convertirse en la joya de la corona, aunque ya queda poco para poder disfrutarlo, hasta que vuelva a ser temporada de alcachofas, se trata de la Sinfonía de alcachofas con hígado de rape y espardenyes. Si cada elemento del plato está exquisito por separado, la armonía entre ellos es perfecta. Las alcachofas fritas, tiernas, crujientes… el hígado de rape, de pequeño tamaño, sabroso y con un toque ligeramente tostado, y las espardenyas, con su particular textura y elegante sabor.

Del Arroz Calabuch ya os hemos hablado, y poco podemos deciros más después de contaros de que es uno de los platos por el que nos movemos a Peñíscola de vez en cuando. Así que aprovechamos para transcribimos la historia sobre cómo se creó, según cuenta Jaime Sanz:

“Jaime de Armiñan, cineasta español, fue uno de los primeros en escoger Peñíscola como escenario de cine. Solía pasar grandes temporadas en la ciudad y en el Mar. Acudía a la casa de comidas regentada por la familia Sanz y después de terminar el servicio, solía sentarse a comer con ellos, en la llamada Mesa 0 (la de la cocina). Donde
degustaba productos locales y de poco valor gastronómico en aquel tiempo llamados de descarte (espardenyes, cohombro real de mar y ortiguillas o anémonas).

J. Armiñán insistía en que se debían poner estos productos en la carta. Un día, Elena Santonja y J. Armiñan dijeron a la familia Sanz: ‘tenemos nombre para vuestro arroz, “arroz Calabuch”, en honor a Luis García Berlanga. Tras llamar a Berlanga para que acudiese junto a su familia al restaurante, sucedió lo siguiente:

Primera cucharada al arroz; Berlanga se pone en pie y a viva voz exclama: “Qué osadía, que atrevimiento, me han dedicado cuadros, bustos, calles, lienzos, cines, pero un
arroz… Ahora seguro que me recordarán hasta después de muerto”. Dando su aprobación y consentimiento.

En esta ocasión acompañamos la comida con un espumoso, el AT Roca Brut Rosado Reserva D.O. Clàssic Penedés, afrutado, fresco y con un buen punto de acidez, una buena armonía para la comida, y para el postre, que como merecía la ocasión, era un pastel de chocolate con sus velas.

Seguramente pronto se os dará una ocasión como las citadas anteriormente para buscar una excusa que os lleve a comer a Casa Jaime, si tenéis oportunidad y tenéis que desplazaros expresamente, recordad que Peñíscola tiene mucho que ofrecer, podéis organizar un buen fin de semana de ocio y turismo cultural y gastronómico. No dejéis de decirnos si venís por aquí.

Casa Jaime. Abril 2017

Tartar de langostino y mango

 Casa Jaime. Abril 2017
Crujiente de Galera con albahaca

Casa Jaime. Abril 2017

Un plato llamado Peñiscola

Restaurante Casa Jaime
Av. del Papa Luna, 5 Peñíscola (Castellón)