Maridaje – ArmonÍa entre Vino y Comida

24
Dic
2015
Maridaje Vino y Comida

Maridaje Vino y Comida

Maridaje – El arte del equilibrio

El término Maridaje es hoy uno de los más recurrentes en la gastronomía mundial. Si bien los académicos han insistido en definirlo como la “unión, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí”, para los amantes del arte del buen comer significa mucho más.

Es la armonía entre vinos y comida, el ensamblaje perfecto de sabores y aromas, que hacen de cada comida una fiesta para los sentidos. Sin embargo, quienes se aventuren a “casar” vinos y gastronomía deberán tener en cuenta algunos preceptos que, como regla de oro, resultan esenciales para lograr un resultado feliz.

Ácido, amargo, dulce y salado. Saber cómo combinar vino y comida es fundamental para poder tener una experiencia de gustación completa. Además es la clave para triunfar en cualquier velada. Antes de decidir cómo maridar debemos de tener claro dos aspectos. Por un lado, en la comida, el sabor dulce y el sabor umami hacen que los vinos sepan más duros. Por otro lado, hay dos componentes que hacen que sepan más suaves, salado y ácido. Una vez aclarado esto hay dos maneras de maridar, por armonía o por contraste y en ambas lo que se busca es sumar, es decir, que tanto el vino como la comida mejore en presencia del otro.

En la armonía se trata de buscar combinaciones próximas entre vino y comida. Un postre con un vino dulce, una comida grasa con un vino untuoso o un vino con un punto salino y una comida salada. En esta clase de maridaje la armonía de colores nos puede ayudar. Es lo que todos más o menos conocemos, un vino blanco con pescado o carnes blancas, un tinto con carnes rojas y caza o un rosado con salmón o embutido.

El Maridaje por contraste busca justo lo contrario y a menudo el resultado es un nueva sensación. Una contraste típico es el de un vino ácido con un plato graso, por ejemplo una copa de cava con una tabla de jamón ibérico. A menudo los maridajes por contraste se hacen con vinos menos frecuentes como espumosos, encabezados o dulces. Es una apuesta arriesgada pero sorprendente que nos puede llevar al éxito. Finalmente siempre está bien recordar lo que podríamos llamar como las armonías de terroir. Son todas esas combinaciones que se dan frecuentemente en las regiones de origen de cada vino con la gastronomía típica de cada una de ellas. Llevan triunfando durante siglos y son éxito asegurado.

Descubre en el buscador de Maridaje: que vino armoniza mejor para cada tipo de comida

Los principales maridajes

  • Vinos blancos jóvenes sencillos, “facilones”: aperitivos o entrantes muy ligeros.
  • Vinos blancos jóvenes más serios, de mayor enjundia (de variedades nobles): Pescados blancos, Mariscos, quesos frescos, ensaladas, algunas mousses.
  • Vinos blancos fermentados en barrica: Quesos curados, Verduras, Ahumados, carnes blancas, algunos arroces.
  • Vinos Rosados: Verduras, pastas, arroces, quesos suaves, tortillas, macedonia de frutas.
  • Cavas: Para mí es el gran comodín, y su gama es tan extensa que debemos distinguir entre un cava de pocos meses de crianza, de un reserva o un gran reserva, mucho más complejo y dotado de mayor personalidad; por no entrar en blanco que parten de vinos fermentados en barrica, o toda la gama de rosados. Por eso, su gama de aplicación es inmensa, y según el cava que queramos, puede sernos un acompañante ideal durante toda la comida.
  • Vinos Tintos jóvenes: Charcutería, quesos semicurados, pescados azules, algunas carnes blancas, incluso rojas asadas, como el cabrito o el cordero. Admite setas y platos de bacalao salseado, y en general pescados en salsa.
  • Vinos Tintos de Crianza: Carnes a la brasa, asados, guisos de carnes rojas, quesos curados, charcutería.
  • Vinos Tintos Reserva y Gran Reserva: Platos de caza y guisos más sutiles y elaborados. Atrévete a probarlos con chocolate de alta pureza de cacao, Impresionante!
  • Vinos generosos (finos y manzanillas): Aperitivos, salmorejo, pescados a la plancha o hervidos, mariscos, ahumados.
  • Vinos dulces: Postres de frutas, tartas con frutos secos y crema pastelera. Foie y patés.
No Comments

Deja un comentario