El despertar gastronómico de Castellón

01
Jun
2015
El despertar gastronómico de castellón

El despertar gastronómico de castellón

Castellón despierta gastronómicamente con unas excepcionales posibilidades de futuro ya que la gastronomía de la provincia aspira a convertirse en referente turístico y gastronómico de calidad. 

Centros formativos específicos; jornadas, rutas, y ferias gastronómicas puestas en marcha e impulsadas por las administraciones públicas y privadas; productos autóctonos de gran calidad y cada vez más valorados; el buen hacer de los restauradores.

Castellón, la provincia más septentrional de la Comunidad Valenciana y la segunda más montañosa de España, ofrece un litoral con playas excelentes en sus más de 120 kilómetros de costa, junto a un interior diverso y natural que no te dejará indiferente y un destino turístico que te propone disfrutar de sus encantos y contrastes los 365 días del año. Castellón atesora un patrimonio cultural único por su variedad en contrastes. Encontrarás desde el arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, hasta las obras más vanguardistas de la mano del Espai d’Art ContemporaniParques Naturales, espacios marcados por la naturaleza, vegetación mediterránea, una red de senderos de más de 1.000 km. Ser una provincia montañosa bañada por el mar dota a Castellón de todos los ingredientes para una muy rica y variada gastronomía.

La huerta castellonense, extendida de norte a sur, nutre la base de una alimentación suave y natural, eje de la Dieta Mediterránea. Alcachofas, naranjas, limones, manzanas, peras y cerezas, son las más conocidas y valoradas. Sin olvidar hacer mención a la trufa, los dulces típicos, los quesos, como los de Catí que han recibido numerosos premios; los vinos, aromáticas mistelas, anisados, absentas y cazallas hechas a base de distintas combinaciones y licores como el Licor Carmelitano de Benicásim elaborado por los monjes del monasterio del Desierto de las Palmas.

En enero se celebra la Fiesta de la Alchofa de Benicarló, donde se elaboran todo tipo de platos: aperitivos, entrantes, platos con pescados o marisco, con carnes e incluso postres como los tradicionales pastissets de carxofa o helados, bizcochos y cocs de alcachofa.

De enero a marzo, se celebran las Jornadas Gastronómicas de la Trufa del Maestrat en diferentes poblaciones, como Catí, Benassal, Culla, La Serratella, Ares del Maestrat y Albocàsser. Castellón es uno de los principales productores de España de Trufa Negra. Las condiciones medioambientales del interior de la provincia son las ideales para la producción del apreciado hongo que se utiliza en la cocina de los municipios del interior.

Cuando llega junio se celebra la Fiesta de la Cereza en Caudiel y La Salzadella, coincidiendo con el florecimiento de esta apreciada fruta de exquisito sabor. La provincia de Castellón produce un aceite de oliva extraordinaria calidad de variedades autóctonas como la “Serrana de Espadán”, la “Canetera”, la “Borriolenca” o “Farga”. La Feria del aceite de las Sierras Espadán y Calderona se organiza cada verano en una población distinta de la zona del Maestrat. En septiembre cobra protagonismo el Concurso Nacional de Cocina Aplicada al Langostino de Vinaroz, de producción limitada y localizada, y uno de los más apreciados a nivel nacional por su sabor, textura y carnosidad.

Iniciativas como Castelló Ruta de Sabor, puesta en marcha por la Diputación de Castellón, y cuyo objetivo es reconocer los alimentos y sabores de la provincia, a la vez que impulsar el consumo de productos locales y de proximidad de la huerta castellonense: aceites, vinos, quesos, miel, trufas y frutas de temporada. Castelló Ruta de Sabor une el turismo, la gastronomía, el sabor y la tradición, mediante experiencias que acercan y emocionan al consumidor. El chef Miguel Barreda es su embajador.

Jaime Sanz y sus hijos Jaime y Jordi durante su sesión formativa en Gasma

Jaime Sanz y sus hijos Jaime y Jordi durante su sesión formativa en Gasma

El restaurante Casa Jaime, en Peñíscola, donde Jaime Sanz y sus hijos Jaime y Jordi elaboran una ‘cocina de barca puesta al día’. De familia de pescadores, Jaime padre, como le gusta que le llamen, lleva 48 años al frente de esta casa, en la que los arroces y olletas servidos a la mesa, pescados de lonja, galeras, espardenyas, ortigas de mar y algas forman parte habitual de su carta. Imprescindible probar en Casa Jaime son el arroz Calabuch con espardenyas y ortigas, el arroz de La Abuela con salmonetes de roca y chipirones, y las Jornadas Gastronómicas de la Galera.

A los centros formativos específicos del Centro Integrado de Benicarló y la Escuela de Hostelería y CdT de Castellón hay que sumar la gran apuesta del CEU-Cardenal Herrera y Gasma por ofrecer excelencia en la formación culinaria, poniendo en marcha un grado universitario que aunara por primera vez los conocimientos gastronómicos, con los de management, en un nuevo Grado en Gastronomía y Management, que se impartirá a partir de octubre de este año en el Campus de Villa Dolores, y al que hay que agregar los cursos para profesionales -monográficos, diplomas y máster- y aficionados –cooklovers-, un consejo asesor formado por profesionales de la talla de Quique Dacosta, Ricard Camarena, Susi Díaz, Paco Torreblanca, Manuela Romeralo y Purificación García, que trasladarán su experiencia al plan de estudio y a los alumnos, y docentes como Rodrigo de la Calle, Ricardo Sanz, Kiko Moya, Rafa Morales, Maria José San Román o Mari Carmen Vélez.
Poco a poco Castellón despierta de su letargo gastronómico, y tanto instituciones públicas y privadas, el valor de la gran despensa natural que posee la provincia, y los buenos profesionales que apuestan por su producto, la formación y la excelencia juegan y van a jugar un papel fundamental. Castellón va a dar mucho que hablar en los próximos años, y vamos a estar encatados de poder contarlo. Hagamos ” El despertar Gastronómico de Castellón ” una realidad…
Texto: via – The Spanish Food
No Comments

Deja un comentario