Arroz de Mar y de Galera

03
Dic
2015

Arroz de mar y de galeras. casa Jaime#HistoriasconDelantal Autor: @JesusTrelis

Arroz de Mar y de Galera
Contador de historias. Un cocinero de palabras que vengo a cocer pasiones, aliñar emociones y desvelarte los secretos de los magos de nuestra cocina. Bajo la piel del superagente Cooking, un espía atolondrado y afincado en el País de las Gastrosofías, te invito a subirte a este delantal para sobrevolar fábulas culinarias y descubrir que la esencia de los días se esconde en la sal de la vida.

Aquella noche me abrazó el mar y fui un naufrago al que las olas de la irrealidad le llevaron a una bendita deriva. Todo era posible, todo era real. Hasta los imposibles más imposibles rezumaban verdad. Vi sirenas, y gaviotas que me hablaban, y el  rey del mar coronado con una hermosa guirnalda de gambas rojas y coral y de galeras. Fui arena de playa, un espía desnudo, un robinsón libre que no quería despertar. Pero el amanecer teñido de realidad amenazaba con convertir en añicos mi apasionante sueño de madrugada.

Yo no quería dejar que de mi memoria se escaparan estos sueños que eran hechizos…
Quimeras con sabor a mar

Carpaccio de Gamba roja del Mediterraneo Arroz Calabuch

El astro que todo lo marca -tiempo y días- quería despertarme de mi naufragio. Pero abrí los ojos, salté del sueño y grité en medio de mi océano de pensamientos como una gaviota enloquecida: “Quiero seguir navegando, quiero seguir en el mar… quiero seguir soñando”. Y las sirenas me murmuraron: ” quédate…”
Gaviota cantando al Papa Luna

…se te helarán  los dedos
y el corazón y los olores
se te helará la noche
y la arrogancia y las rodillas…

…me recitó una de ellas, alma de Benedetti diría yo. Sus versos me llenaron de temor. No quería despetar. No quería abandonar mi travesía por los sueños de plenamar. Quería frenar el sol, desterrar el amanecer… quedarme en esa isla de fantasías por la que había deambulado una noche en la que desubrí que los sueños no tienen límites y que, incluso, se pueden cumplir.
El Camino del sueño #Peñiscola
Salté de la cama,  paré todos los relojes de la casa, desterré el despertador, cerré la agenda…. abrí la vida. La ilusión.  Escondí mi traje de superagente en un armario bajo diez llaves y un código olvidado. Y cuando me vi ante el espejo de mi vida,desnudo, como los Hijos del Sol, saqué mi ovillo de las fantasías y seguí tejiendo mi sueño. “Que nada ni nadie se cruce en mi carrera. Los sueños están para cumplirse”, grité de nuevo vendiendo mi alma al Dios de los Imposibles.

…vendiendo mi alma al Dios de los Imposibles.
…vendiendo mi alma al Dios de los Imposibles.

Entonces, el tiempo se paró, mi cuerpo se transformó y de mi interior brotó una GAVIOTA.

Todo fue como un poema… un poema mínimo
velas blancas sombras de alas
engullidas por volutas
de agua sal espuma claras
(versos de Ramón Dachs)
 Desde el País de las Gastrosofías volé hasta aquella isla de fantasía. Un castillo, un faro, un peñasco, luz del Mediterráneo…Bienvenido, hace mucho tiempo que te esperaba“, me soltó contundente el Papa de la Luna. De las lunas. “Ésta es tu isla, tu sueño…“, me soltó. “Hacía tiempo que quería llegar hasta aquí. Les prometí a  Jaime y a sus hijos hace ya que vendría a visitarles...”, intenté justificarme. Pero me pidió silencio. Había vendido mi alma a lo imposible y ya todo estaba en sus manos.

Estatua del Papa Luna Palabras a cambio de sueños. Imágenes a cambio de sabores. Ilusiones a cambio de gozos.  “Calla, déjate llevar, para ti el tiempo ha dejado de contar; ni hay pasado ni hay futuro… hay sueños“, sentenció con el ceño fruncido. Y recostado a su lado, una gaviota en el hombre del Papa que habla con los astros, empezó a contarme historias…

MICROSUEÑOS
del Papa Luna

 PRIMERO/ EL ARROZ DEL MAR
«Hubo un día en el que el mar se volvió bravo, como si el corazón que habita su interior se acelerara de manera desesperada. Dicen que surcó sus aguas una barca y que en su interior navegaba un joven marinero metido a mozuelo, aprendiz de todo y dicharachero. Dicen que ese día, el mar supo que allí iba el que iba a ser el alquimista humilde, el cocinero sencillo y discreto, el que –como tantos anónimos que viven casi en secreto- guardaba la esencia de lo que distingue unos de otros: LA HUMANIDAD.
Charlando con Jesus Trelis
Dicen que ese día en el que el mar estaba alterado, de las aguas del Mediterráneo empezaron a brotar -como nunca antes se vio- peces, y algas, y conchas que eran espejo de nácar, y caballitos de mar, y erizos que armaban jaranas, y hadas de sal y agua, y estrellas rojas y ortiguillas y espardenyes que eran mágicas…
Arroz Calabuch

Dicen que el joven se creció, que en medio de aquella explosión,  se atragantó de mar y yodo. Y que el jovenzuelo llamado Jaime Sanz se transformó de pescadero a cocinero y creó en aquel momento el más maravilloso manjar que nunca se pudo probar en la tierra del castillo que mira a la luna y al mar. Arroz de pescadores. El arroz del mar.
Arroz Calabuch

Dicen que el joven pescador creció con su don y que con los años aquel guiso que nació de una alquimia lo llamó Calabuch, pero esa es otra historia maravillosa, más propia del Cine que quizá otro día te pueda contar…». Y el Papa de las Lunas me miró , respiró y suspiró. Y yo me quedé picoteando aquel arroz Calabuch.

SEGUNDO/ SIRENAS CON CORAZA
«Las galeras eran sirenas que reinaban en aquel lugar, tan sutilmente delicadas, y hermosas, y sabrosas… Siempre protegidas por esa coraza que Neptuno les quiso dar. Las galeras eran intratables, nadie se atrevía a tocarlas hasta que, por esas cosas de la mar, aquel niño que robaba peces de madrugada al Mediterráneo, les conquistó el corazón. No sé lo que vieron en él, pero lo cierto es que cuando las acarició ellas vivieron su pequeña REVOLUCION y se despojaron de corazas y dejaron sus carnes blancas y rosadas al placer de aquel mozuelo. Y de ellas, de las galeras,  salieron manjares que eran destellos de divinidad marina. Manjares para alimentar al mismísimo dios del mar y a todo aquel pueblo que olía a brisa  y sabía a versos con ortiguillas…»

luz celeste
mar de pura
levedad
(Ramón Dachs)

Y mientras el Papa Luna me contaba su historia, bellas doncellas me mostraron aquellos manjares de los que él me hablaba. Y descubrí cuánta magia se puede esconder en esas sirenas con coraza. Galeras,  les llamó el mar… Entra, pasa, disfruta…

Galera a la sal. Sirenas en la playa, todas ellas perfumadas con el aroma de la naranja. Llegaron, sorprendieron y triunfaron. Divinas ellas. Con su toque rosadito y su delicada desnudez. Aparecieron sobre un lecho de sal y con un profundo aroma a naranja y romero y a montaña. Al degustarlas tuve la sensación de que el sueño era imparable. Iba a ser para siempre una gaviota feliz.

Galera a la sal con aromas de azahar

Pil pil de alcachofa con galera. Caricias de mar y huerta que quieren acabar enlatando su pasión. Como para rezar tres Ave Marías y pedir perdón. O diez Padres Nuestros y dar gracias por tal bendición.  Un plato repleto de sutilidades, y ternuras. La alcachofa confitada, la galera, el ajo, el alma, un beso, mucho amor… cálido y placentero. Como un microsueño dentro del microsueño que va tejiendo esta imparable fantasia. Sencillamente delicioso.
Galera al pilp pil de alcachofa en lata
Crujiente de galera y alga wakame. El lecho de la sirena. Una dulce sábana de seda, bajo la que duerme algodón de mar. El potente interior de un crujiente que queire ser Mediterráneo en vena.
Crujiente de Galera con alga Wakame
Crema de galera con su chupa chup crujiente. Caricias de bajamar. Una crema sentida y al tiempo sutil, sin estridencias, como puente conductor de lo que había pasado y de lo que quedaba por suceder…
Crema de Galera con su piruleta de Galera
TERCERO Y ÚLTIMO/ LA CORONACIÓN
«Fue tal el idilio entre el alquimista y las galeras que de aquellos manjares brotó la magia definitiva. El cocinero unió su destreza con el arroz y la esencia de las sirenas. Y sin él casi saberlo, de sus manos brotó un caldero que en realidad fue un hechizo eterno. Porque aunque los habitantes de esta tierra no lo sepan, desde que las galeras pasean por sus callejas, Peñíscola habita bajo el conjuro de la inmortal belleza. Y el arroz del cocinero es el que le da consistencia… Eso dicen, eso cuentan… Sea como sea, ya sabes que esto es un microsueño…. Tu sueño. Y el mío. Y entre los dos queda. Que nadie más lo sepa…». 
Arroz de Galera y alchachofa de Benicarlo Arroz de Galera con alcachofa de Benicarlo
Y el Papa Luna se esfumó. La ciudad del faro y del castillo se llenó de una hermosa luz. El sol parecía un tartar de gambas -como el que sirve Jaime Sanz- y las casas se tiñieron de azul, y la magia se perpetuó más allá de sus murallas. Y el tiempo se diluyó. Y en la arena se pintaron olas. Y una brisa de mar de invierno hizo temblar mis carnes de gaviota.

Sentí entonces la tentación de romper el sueño. Pero algo me dijo que no. El mar me tenía que llevar todavía hasta una nueva misión. En este caso, la misión definitiva. La cúspide de los sueños. Pero eso será otro cantar. La quimera definitiva. El viaje a lo sublime. El éxtasis.

“icebergs a la deriva/
surcan flujos sublunares/
disolviéndose en el placton”
(gracias Ramon Dachs por estos versos)
Y si esta historia te ha gustado, que es pura fantasía, o te ha aletargado, por ser excesivamente onírica, te emplazo a que descubras en Historias Con delantal (Edición papel/ Las Provincias Domingo 15 de febrero) la verdad de esta casa de comidas que habita a pie de mar en la hermosa Peñíscola. Con Jaime Sanz de protagonista, sus dos escuderos, Jaime y Jordi, y el resto de la familia. Hasta Pilar aparece sin aparecer. Mujer valiente y divina..
EL CHEF QUE VINO DEL MAR
Jaime Sanz Serrat - Chef de Rte. Casa Jaime de Peñiscola
 Jaime Sanz Bonfill - Maitre y Sumiller del Rte. Casa Jaime de Peñiscola
Jordi Sanz Bonfill - Chef del Rte. Casa Jaime de Peñiscola
y mientras la vida continúa… yo sigo volando entre sueños desbocados
Via: http://blogs.lasprovincias.es/historiascondelantal/2015/02/14/arroz-de-mar-y-de-galeras/
No Comments

Deja un comentario